Saltar al contenido

Clase 1: Tipos de plantas y cómo diferenciarlas

El trabajo del jardinero consiste en podar, cultivar y construir áreas verdes. Su labor incluye el mantenimiento constante del jardín y el cuidado de su belleza. Existen dos tipos de jardinero: el que trabaja en casas y espacios pequeños y el que trabaja en establecimientos y áreas más grandes.

El jardinero para casa habitación se encarga de los jardines en casas y espacios chicos. Su trabajo incluye la siembra de pasto, plantas y árboles, el abonado y preparado de la tierra, la poda y el corte, el riego y el diseño de jardines.

El jardinero en establecimientos trabaja en áreas verdes más grandes, como los jardines de un hotel, un campo de golf o un campo de fútbol. Hay más oportunidad de trabajo para un jardinero en las zonas residenciales, ya que cuentan con muchas áreas verdes y por lo general cada casa cuenta con un jardín particular.

El jardinero debe saber usar herramientas manuales y motorizadas para realizar adecuadamente su trabajo. El correcto uso de las mismas facilita las tareas y disminuye el tiempo en el que se realizan.

En las siguientes micro clases aprenderás todo lo necesario para llevar a cabo este oficio, desde conocimientos de plantas, climas y tipos de tierra, hasta cómo sembrar y cómo cuidar la salud de tus plantas, entre otras cosas. Recuerda que la calidad es muy importante, ya que es tu principal carta de presentación. Haz tu mejor esfuerzo para que tu trabajo hable muy bien de ti y con esto, tus clientes te recomendarán y tendrás más fuentes de trabajo.

El jardinero realiza sus actividades en áreas verdes donde hay plantas como pasto, árboles, arbustos, helechos y cactáceas. Trabajarás en varios tipos de jardines particulares, parques, campos de golf, campos de fútbol y béisbol, jardines de delegaciones, hospitales, corporativos y jardines especiales como jardín zen, jardín de cactáceas, jardín vertical, entre otros. El tamaño de los jardines puede variar, en los pequeños toma menos tiempo realizar las actividades, mientras que en los grandes se requiere más tiempo y la ayuda de otra persona.

Las áreas de trabajo en las que te enfocarás son: mantenimiento básico, mantenimiento completo, diseño de jardines y cultivo de plantas.

El mantenimiento básico consiste en podar y regar las plantas para que estén en buen estado, así como limpiar el jardín quitando la mala hierba, hojas caídas y restos de poda. Esta actividad es muy común y todo jardinero debe saber hacerla.

El mantenimiento completo, además de la poda, consiste en el riego y la limpieza, la revisión del estado de salud de todas las plantas, la fertilización, el abonado, la revisión del drenaje y el control de plagas. En el caso del césped, también incluye el corte y el aireado.

El diseño de jardines consiste en diseñar y construir espacios verdes tomando en cuenta los tipos de clima y las condiciones necesarias para que las plantas crezcan y se desarrollen. Es necesario saber hacer un plano básico.

El cultivo de plantas consiste en sembrar y trasplantar pasto, árboles, arbustos, helechos y cactáceas, considerando los cuidados previos y posteriores para tener un crecimiento y salud óptimos. Incluye la realización de injertos, que consiste en adaptar una planta a la rama de otra ya sembrada con características similares para que pueda crecer, florecer y tener frutos en un ambiente donde normalmente no puede.

Más adelante conocerás cómo trabajar en todas estas áreas, así como los requerimientos de seguridad y las herramientas que usarás en cada una.

Cuando trabajas en el jardín, corres el riesgo de sufrir un accidente, por lo cual debes poner en práctica algunas medidas de seguridad. El uniforme básico para proteger tu cuerpo consiste en overol, guantes y botas de goma. El sombrero es necesario para evitar quemaduras e insolación, y los tapones para los oídos te protegen del ruido provocado por las máquinas. Los lentes de seguridad evitan que los restos de la planta o la tierra dañen tus ojos, y el cubrebocas o mascarilla impide que respires polvo o químicos.

Usa tu uniforme siempre que realices cualquier trabajo con plantas o en el jardín, debe estar limpio, sin hoyos y debe cubrirte los brazos y las piernas por completo. Con respecto a los plaguicidas, lee la etiqueta del producto y sigue las instrucciones de uso. No los utilices en altas temperaturas, lluvia o viento. Lava muy bien tus manos, cara y uniforme después de aplicarlos. En caso de contacto accidental con algún químico, lávate con agua. Si lo ingieres, consulta al médico de inmediato. Guárdalos en un lugar seguro, fresco y seco, alejados de fuentes de calor, niños y mascotas.

Hay otras medidas de seguridad que debes considerar. Evita estar debajo de ramas que estén a punto de caer, así evitarás algún golpe o herida. Camina cuidadosamente entre las plantas, ramas y arbustos, para evitar caídas. Si podas árboles con ramas muy gruesas, usa un casco. Vacúnate contra el tétanos, ya que podrías infectarte si te cortas con algún metal oxidado. Bebe agua con frecuencia y toma descansos breves en la sombra cuando haga mucho calor. No uses herramientas rotas o muy gastadas. Cuando levantes objetos pesados, usa tus piernas para levantar y pega la carga a tu cuerpo. Gira por completo y no solo la cintura. Aplica siempre las medidas de seguridad y revisa que todo esté en orden antes de empezar cualquier trabajo, así evitarás accidentes.

Cuando hagas mantenimiento de un jardín, las herramientas motorizadas te serán de gran ayuda, ya que te permiten trabajar de manera sencilla y rápida. Hay herramientas motorizadas eléctricas y de gasolina, como la podadora y la desbrozadora. La diferencia entre ambas es que la podadora es solo para cortar pasto, mientras que la desbrozadora sirve para cortar todo tipo de hierba, tiene acceso a esquinas y lugares donde una podadora no puede cortar.

Para preparar la podadora de gasolina, sigue estos pasos:

  1. Nunca la uses sin todas sus piezas, ni acerques tus manos o pies a las cuchillas cuando esté encendida.
  2. Arma la máquina con todos sus aditamentos, revisando el manual de la misma. Toma en cuenta que cada marca se arma de manera distinta.
  3. Revisa que el contenedor de aceite esté en el nivel adecuado. Si le hace falta, rellénalo con este tipo sin rebasar el límite.
  4. Verifica también que tenga gasolina. Si vas a ponerle, llena el tanque por debajo de su cuello para evitar derrames. Cierra muy bien el tapón.
  5. Dependiendo del tipo de jardín, clima y temporada, regula la altura del corte con la palanca. Hay podadoras que tienen una en cada rueda.
  6. Ahora que ya está lista para usarse, quita piedras, ramas u otros objetos tirados en la superficie, para no dañar las cuchillas de la máquina.
  7. Enciende la podadora. Si tiene palanca, desplázala a la posición de arranque. Si es botón, apriétalo tres veces. Presiona hacia ti la palanca de freno en el manubrio, después levanta ligeramente la podadora del suelo y jala con fuerza la cuerda de arranque sin soltar el freno.
  8. Colócate con la máquina en un extremo del jardín y llévala en línea recta sin soltar el freno. Cuando llegues al final del tramo, da vuelta y empieza al lado de la franja donde acabas de podar. Continúa así hasta pasar por todo el jardín.

Para usar una desbrozadora, usa tus guantes, mascarilla y lentes de seguridad. Si es eléctrica, verifica que la batería esté cargada. Si es de gasolina, verifica que el nivel de gasolina esté bien, así como el de aceite. Sujeta el mango principal con una mano y con la otra el secundario. Presiona el interruptor de seguridad seguido del botón de arranque para encenderla. Barre suavemente haciendo semicírculos sin pegar la máquina al piso ni a los bordes de la losa o cemento. Siempre lee muy bien el manual para ubicar dónde se encuentran los distintos interruptores y partes de la máquina. Revisa que nunca haya piezas sueltas o rotas, pues pueden ocasionar un accidente.

Índice

Curso de Jardineria clase 1

https://www.youtube.com/watch?v=NJ_WF3cV4i0